Recetas‎ > ‎Recetas de cordero‎ > ‎

Solomillo de cordero marinado a la plancha con trozos de boniato y ensalada de judías verdes

publicado a la‎(s)‎ 4 abr. 2010 15:22 por Dean Malcolm   [ actualizado el 24 jul. 2010 2:18 ]
La combinación de cordero tierno, trozos de boniato dulces, judías verdes y un aliño de menta es una excelente receta a base de ingredientes muy frecuentes en Nueva Zelanda.
  • 6 solomillos de cordero
  • 1 cucharada de aceite 
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • sal y pimienta molida
  • 300 gr. de judías verdes frescas
  • 1/2 cucharada de menta fresca
Aliño: zumo de 1 naranja. 4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, sal y pimienta fresca molida. 

Poner en un bol con aceite el cordero. Sazonar con pimentón, sal y pimienta y darle vueltas al cordero para que quede completamente cubierto. Guardarlo en la nevera durante un periodo mínimo de una hora para que el cordero absorba los sabores. 

Mientras tanto, pelar el boniato y ponerlo a hervir en una olla de agua salada hasta que quede tierno. Dejarlo enfriar y córtelo a trozos. Hervir un poco de agua con sal y poner las judías durante 1 ó 2 minutos. Inmediatamente ponerlas en un bol de agua con hielo para que mantengan la textura y el color verde.

Cortar la menta y mézclela con el boniato y las judías en un plato. Añadir el aliño sobre las verduras.

Calentar la plancha y freír el cordero a fuego medio-fuerte hasta que esté dorado por fuera, pero manteniendo el color rosado y la humedad dentro. Dejar reposar la carne durante unos minutos, cortar los filetes en dos diagonalmente y sírvirlos sobre el boniato y la ensalada de judías.
Comments